Quabit, construyendo sin buenos cimientos

El Peligro de las Carteras basadas en Dividendos.

Image result for atencion peligro

    Las carteras de dividendos han ido ganando popularidad a largo de los últimos años. Debido a los bajos tipos de interés se han visto como una alternativa a los depósitos. Pero no es oro todo lo que reluce. Este tipo de carteras tienen sus riesgos asociados. Cabe destacar el concepto de pay-out de una empresa que es el tanto por ciento del beneficio neto que se destina al pago de dividendos. Hay que tener en cuenta que un pay-out alto o bajo no es ni mejor ni peor ya que hay que tener siempre en cuenta la situación fundamental (solvencia) de cada empresa. 

A continuación, se presentan una serie de puntos que hay que tener en cuenta a la hora de crear una cartera de dividendos:

1- Lo primero y más importante es fijarse bien en la situación fundamental de la empresa. Hay que fijarse bien que la empresa tiene suficiente flujo de caja para poder autofinanciar sus inversiones y, además, le sobre para poder pagar el dividendo. Evita siempre aquellas empresas que financien sus dividendos con deuda. 

2- El precio de compra de las acciones. Es muy recomendable tener un precio de compra en un nivel tan bajo como sea posible. De esta manera, nos permitirá que nuestra principal fuente de rentabilidad sea la revalorización de la acción y el dividendo se convierta en un motor de generación de rentabilidad auxiliar. 

3- No obsesionarse con el dividendo. Si solo nos fijamos en el dividendo, hay el riesgo de no darle importancia al precio de compra de la acción. Como consecuencia, en periodos bajistas o de crisis, nuestra cartera sufrirá mucho y podría entrar en pérdidas rápidamente, ya que nuestra fuente principal de rentabilidad son los dividendos. Cabe recordar que en periodos de crisis, los dividendos pueden sufrir fuertes recortes o incluso su eliminación. Mientras "todo" sube en el mercado, esta situación pasa completamente desapercibida por lo que puede conllevar a autoengañarse pensando que nuestra cartera es mejor de lo que realmente es.

4- Las aristócratas del dividendo. Hay un tipo de empresas que durante un largo periodo de tiempo han dado dividendo y además, los han ido incrementando a lo largo de los años. Estas empresas son interesantes para ser incorporadas a nuestra cartera. Como se ha hecho hincapié anteriormente, es importante no incorporarlas a cualquier precio. El precio sí importa.

Por otro lado, las carteras de dividendos deberían ser una parte de nuestro patrimonio. Hay otras alternativas más estables que los dividendos como son las rentas inmobiliarias (alquileres). Dichas rentas tienen unos riesgos asociados diferentes pero pueden ser un buen complemento a nuestra cartera de dividendos. 

Hasta el próximo post!

Comentarios