Mi Cartera

Solaria: las renovables al poder.

Logo de la empresa Solaria
  Solaria es una empresa española del sector de las renovables especializada en energía solar. Cotiza en el Mercado Continuo en España. En este post, se analizará su situación fundamental. No se analizarán sus expectativas de futuro.

Pérdidas y Ganancias

  El 2018 ha sido bueno en todas sus métricas. Han aumentado un 14% sus ventas hasta alcanzar los 42,687 millones de euros. Debido al aumento de actividad también han aumentado sus costes siendo una situación lógica con su etapa de expansión. Su EBITDA aumenta un 13% respecto al año anterior, alcanzando la cifra de 32,147 millones. El EBIT aumenta solo un 1% a causa del aumento de costes de amortización y depreciación con una cifra de 18,517 millones. El resultado antes de impuestos es de 7,443 millones de euros tras restarle los costes financieros que supone una disminución del 4% en relación al año pasado. Gracias a los créditos fiscales, el resultado neto experimenta un incremento del 42% con una cifra de 21,346 millones de euros. 

  Los resultados del 2018 de Solaria han sido bastante buenos. El resultado antes de impuestos podría haber sido superior al año 2017 si no se hubiese incrementado el gasto en amortizaciones. El protagonista más destacado de estos resultados son los créditos fiscales que disparan el resultado neto. Este hecho puede hacer pensar que la empresa es más rentable orgánicamente, pero en realidad no es así.

Balance

  Sus activos reflejan la etapa de crecimiento que está experimentando la empresa. Destaca la partida de la Caja que ha aumentado exponencialmente. Más adelante, se descubrirá su origen. Todas las partidas del activo estarían dentro de la normalidad.


  Su Pasivo Corriente aumenta debido al incremento de actividad de la empresa. Este incremento no pone en riesgo la solvencia de la empresa, ya que solo con la caja puede hacerle frente en cualquier momento de necesidad. 

  El Pasivo No Corriente ha disminuido un 2% respecto al año anterior. Destaca la disminución de deuda a largo plazo (bonos) y la deuda con entidades relacionadas. Por otro lado, destaca el incremento de otras obligaciones financieras. 

  En cuanto a su Patrimonio Neto, destaca el incremento de cerca de 90 millones de sus Fondos Propios. Este incremento es el causante de la fuerte subida de los niveles de Caja. Destacan las 
pérdidas acumuladas de años anteriores. 

Flujo de Caja


  El Flujo de Caja Operativo es positivo por lo que la actividad de la empresa genera suficiente caja para pagar sus obligaciones ordinarias. El Flujo de Caja de Inversión es negativo debido a las inversiones realizadas durante el año 2018.  El hecho que sea mayor que el flujo de caja operativo hace que la empresa, para poder afrontar el pago de las inversiones, deba endeudarse o realizar ampliaciones de capital. En este caso, se ve que la empresa ha realizado una ampliación de capital y, además, se ha endeudado con entidades de crédito. Para garantizar la sostenibilidad de la empresa en el largo plazo, Solaria deberá aumentar el flujo de caja operativo lo suficiente para poder hacer frente a las inversiones sin tener la necesidad de endeudarse o realizar ampliaciones de capital.

  Actualmente, la empresa alardea de solvencia gracias a la ampliación de capital efectuada. Pero esta solvencia es pasajera, ya que si la empresa no consigue aumentar sus ingresos y aumentar márgenes mediante nuevas inversiones habría el riesgo de volver a las pérdidas en un futuro. La directiva tendrá un papel clave en el futuro de la empresa con el objetivo principal de crear valor para el accionista. La empresa deberá centrarse en mejorar su rentabilidad. 


Bolsa

Hoy, a precio de cierre, Solaria capitaliza 637,25 millones de euros. Ante la situación fundamental de la empresa, el precio de cotización (5,10€) nos parece caro. Por ejemplo, si tuviésemos que comprar la empresa en su totalidad tardaríamos más de veinte años en recuperar la inversión según los niveles de beneficios actuales. El mayor riesgo de la empresa es la situación de su Flujo de Caja. Ante esta situación, no compraríamos acciones hasta que esta situación no se solucionara, ya que sino siempre hay el riesgo de que hayan nuevas ampliaciones de capital o aumentos de deuda que pongan en peligro la solvencia. En estos momentos, la acción no se encuentra en sobrecompra (niveles mensuales) por lo que podría seguir subiendo pero a largo plazo el flujo de caja será clave en su cotización.  

Hasta el próximo post!

Comentarios

  1. En la inversión a largo plazo, no son precisamente esos problemas temporales los que con el paso del tiempo resultan ser los mejores para comprar?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En este caso, la clave es ver si la situación del flujo de caja se repite a lo largo de los años venideros lo que podría suponer un riesgo para la solvencia de la empresa si se emite deuda para financiar la expansión o se realizan ampliaciones de capital con la dilución que puede suponer para el accionista. En estos momentos de expansión de Solaria, la situación es aceptable y no tiene porqué generar problemas.

      Las mejores opciones de compra a largo plazo, según mi opinión, son las que suceden cuando la empresa declara pérdidas por resultados extraordinarios y hay una sobrereacción en su cotización (veáse el caso de Almirall, por ejemplo).

      Eliminar

Publicar un comentario

Escribe un comentario