Los Mejores Libros sobre Bolsa e Inversión (Parte 2)

¿Puedes competir contra Amazon? (I)


  Amazon es la empresa líder en el sector retail. Hasta hace poco, la empresa no disponía de tiendas propias. Actualmente, dispone de las tiendas Amazon Go sin cajeros y con muy poco personal. Primero, se dedicó a establecer su liderazgo online con el objetivo de mantener los costes bajos y así, perjudicar a la competencia. Desde su página de ecommerce vende una gran variedad de productos. Este hecho hace que las empresas especializadas en una tipología de productos (por ejemplo, la electrónica) les sea más difícil competir contra Amazon. Además, del sector retail minorista también tiene una división de retail mayorista, servicio cloud y negocio multimedia. En este post, se tratará una manera de poder competir en el sector retail minorista contra Amazon con el objetivo de favorecer el comercio de proximidad.

Amazon ecommerce Business to Consumer (B2C)

  La clave del éxito de Amazon es la logística. La empresa centra sus operaciones con una página de ecommerce y los centros logísticos para almacenar y gestionar los envíos. Su ventaja inicial es que no disponía de tiendas físicas por lo que los tiempos de envío se reducían mucho respecto a su competencia. Para la empresa es crucial conocer la cantidad de stock de sus productos que almacena en sus centros logísticos con el objetivo de evitar que se produzca una rotura de stocks. En caso de producirse una, podría ser muy perjudicial para ella, ya que provocaría una pérdida de confianza de sus clientes. Hoy, la empresa vive un efecto novedad/moda que le beneficia económicamente (alto volumen de ventas y, por ende, beneficios) pero corre el riesgo de comenzar a parecerse a su competencia y reducir sus ventajas competitivas.

  Cabe destacar que también actúa como marketplace para otras tiendas, marcas etc. Por cada producto que se vende en la plataforma, Amazon cobra una comisión por sus servicios. Además, pone a disposición de las terceras empresas vendedoras sus centros logísticos para almacenar y gestionar los pedidos. Obviamente, cobrando por dichos servicios. El marketplace es un buen negocio, pero lo más importante no es tanto los ingresos que se puedan generar sino la información sobre ventas que se puede obtener. Por ejemplo, si Amazon detecta un mayor interés y ventas de productos de belleza naturales, la compañía con estos datos podría plantearse crear una marca propia de esta tipología de productos con unos precios más bajos respecto a las empresas que venden en su marketplace y así, quedarse con todos los ingresos. Por tanto, las empresas que venden en su marketplace quizás no son conscientes de la valiosa cantidad de información que le están regalando y que, a su vez, puede significar su sentencia de muerte.

Creando un competidor B2C contra Amazon

  Amazon ha perjudicado a las pequeñas tiendas y cadenas retail especializadas que no ofrecen productos únicos ni diferenciados. Las tiendas que venden ciertos productos como electrónica, libros, comida, muebles, ropa, etc. están sufriendo las consecuencias del efecto Amazon. Dichos productos son iguales en todas las tiendas por lo que dichas tiendas no tienen ninguna ventaja competitiva diferente al precio.

  Hoy, las tiendas compiten por separado contra Amazon. Este hecho beneficia a Amazon, ya que, de esta manera, se mantiene fragmentada su competencia. Una competencia fragmentada destruye los márgenes de las empresas poniendo en peligro la viabilidad de éstas. Por otro lado, el cliente busca comodidad. No quiere tener veinticinco perfiles de usuario en muchas tiendas sino que lo que busca es en qué tienda puede comprar el máximo número de productos con un solo perfil. En estos momentos, la respuesta es: Amazon.

En el próximo post, se presentará una serie de puntos que pensamos que un competidor de Amazon debería cumplir.

Hasta el próximo post!

Comentarios